Más de 3 mil niños se verán favorecidos con asesoría para mejora de convivencia escolar

Menores de kinder a cuarto año medio de cuatro colegios municipales de Peñalolén se verán favorecidos con un completo proyecto de intervención para mejorar la convivencia escolar, la prevención de situaciones de violencia y la disminución de la sensación de inseguridad al interior de las salas de clases.

La iniciativa nace gracias al convenio de colaboración suscrito entre el municipio y Fundación Paz Ciudadana, y en la práctica implica que los especialistas de la institución asesoren y capaciten a los directivos, profesores y el personal paradocente de estos establecimientos en técnicas de prevención orientadas a mejorar las relaciones de toda la comunidad educativa.

Los establecimientos que serán beneficiados son el Liceo Antonio Hermida Fabres, el Centro Educacional Eduardo de la Barra y los colegios básicos Juan Bautista Pastene y Tobalaba.

Para la alcaldesa de Peñalolén, Carolina Leitao este convenio “es una excelente noticia, porque medidas como ésta reflejan nuestro compromiso por la protección y prevención de los niños, niñas y adolescentes.  Consideramos que la escuela es un lugar excepcional para aprender a convivir, y también para aprender a ser ciudadanos, respetar a los otros como iguales en dignidad y derechos, a ser solidario y tolerante, y este apoyo es ideal para contribuir a esos objetivos”.

En tanto que el director ejecutivo de Fundación Paz Ciudadana, Daniel Johnson, afirmó que “las acciones de prevención de la violencia orientadas a los escolares impactan directamente en la mejora de la convivencia al interior de los colegios y en toda la comunidad, y es por eso por lo que como fundación apoyamos la iniciativa del municipio en esta materia”.

Durante 3 meses, la Fundación asesorará a los equipos directivos de los colegios participantes, con especial atención en los encargados de convivencia y directores, mediante la capacitación en acciones que favorezcan una buena convivencia escolar.

La intervención contempla la identificación de los problemas de violencia que afectan a cada establecimiento, el diseño de una propuesta de trabajo flexible a cada realidad, su implementación y monitoreo; y la evaluación del plan para mejorarlo y extenderlo en el tiempo.

¡SÍGUENOS!